(Español) Mi Hijo y La Electronica: Un Factor Invisible

 

Autismo, hipotonía, retraso en el lenguaje … y más

 

Mi nombre es Cristina, tengo un hijo de tres años y 8 meses, con atraso en el desarrollo. El estuvo tarde para sentarse, para gatear, para caminar y aun no dice ninguna palabra.Desde que tenia seis meses yo note que el no estaba haciendo lo que normalmente debería hacer a esa edad, su pediatra me decía que le diera tiempo por que no todos los niños son iguales.

Cuatro meses después, yo decidí ir a a mi país de origen en Sur América, para llevarlo a un medico especialista, ademas aprovechar el clima, la naturaleza y la cercanía de la familia.

Cumpliendo un año de vida fue diagnosticado con hipotonía leve, esto es el tono muscular bajo y empezamos a hacerle terapia física y de lenguaje. Notamos un gran provecho, en dos semanas empezó a gatear y a balbucear.

Cuando regresamos a este país, seguimos con las terapias física, de lenguaje, ocupacional y una profesora especial, pero con pocos resultados y su desarrollo volvió a ser lento.Todos los días iba aceptando poco a poco las rutinas y las tareas, así ha aprendido y mejorado su condición.

Como habíamos notado una mejoría estando en nuestro país y se acercaba el invierno, pensamos que era una buena idea viajar de nuevo. Nos fuimos por dos meses, en los cuales el niño disfruto de un paisaje diferente y colorido. Lo inscribimos en una escuela regular que es campestre donde el niño estaba rodeado de arboles y animales. Allí empezó a mostrarse mas seguro caminando y bajando escalones, también empezó a tratar de hablar diciendo “tuga” por tortuga, cuando las veía en el agua. Estaba muy motivado y feliz.

Al regresar volvimos a las terapias que durante dos años y ocho meses lo han ayudado a avanzar lentamente, pero no han podido centrarlo y aterrizarlo. Recientemente, fue diagnosticado con el espectro de autismo y esta asistiendo a una escuela especial.

Un día gracias a Dios volví a ver a la senora Frances en un programa de televisión Despierta América, y decidí bucarla en internet y así pude contactarla. Mi primera cita con ella fue impactante podía, ya que ella me podía ver en el momento del parto y sentía que todos los aparatos eléctricos y electromagnéticos que estaban al rededor mío le hacían dano a mi hijo aun sin haber nacido.

 

Estudios simples en el embarazo y parto con anestesia: aspectos invisibles en el nacimiento

Recibí una dosis de epidural en la columna para quitar el dolor, pero también deje de sentir las contracciones,al punto casi de quedarme dormida, en ese momento mi intuición me decía que eso no estaba bien pues yo necesitaba seguir con el proceso normal de parto. Cuando esto paso me quitaron el medicamento, tarde dos horas en volver a sentir algo, y después de dos horas mas de pujar nació mi nino, que sufrió las consecuencias del medicamento pues su cuerpo energético que ya había sido irradiado por 6 ecografias durante el embarazo quedo separado o desconectado de su cuerpo físico dejando desprotegido de toda onda electromagnética a su alrededor. A partir de ese momento es debilitada su energía vital por todo aparato electromagnético que este cerca de el.
Ella describió dos aparatos eléctricos en mi casa que constantemente dañaban a mi hijo. La cuna del bebe quedaba entre un transformador eléctrico que esta muy cerca de la ventana de la habitación y el motor del aire acondicionado central de la casa, ademas en el cambiador a un lado de la cuna había:

– Un calentador de panitos húmedos.

– Una ollita para calentar la leche.

– Un intercomunicador.
– Un móvil a control remoto.