Indigo / Crystal Children – The Story of William and SophiaIndigo / Crystal Children – La Historia de William y Sophia

In the second session of the healing training, William sat across from a middle-aged man. It was his turn to give a healing and reading of what he saw in the man’s energy field. Fortunately, I can “see” how the human energy field changes when an individual is giving a healing. So I could “see” what William was doing. What I saw shocked me. As soon as William said the words, “Please God with my intention to heal this man”, I saw a triangulation in his energy field that pointed towards the man. When the tip of the triangular hit the mans energy field, I “saw” William’s reaction.
In his subconscious he recoiled in horror at what he was able to perceive of the man. The man was very, very depressed. He had just lost his job, was recently divorced and did not feel good about himself. William was able to pick that all up in an instant! That is not unusual in a psychic healing. Much is revealed easily and instantly. I wondered what William was going to say after the healing. I know much of what we perceive is held in our subconscious, so often we don’t know what we know. I also know that these Indigo and Nova Kids don’t have that division in the consciousness unless they shut down and repress heavily. So I did not know what he would answer when I asked him what he saw during the healing.
What happened next was very revealing and helped me to understand what is going on with a lot of young people, not just small children. When asked what he saw, William responded “oh, he is very happy, see that smile on his face?” And he continued to insist that the man was so very happy. He kept demanding we see the smile on the man’s face as evidence of his happiness! What a lesson in emotional dishonesty! It was true the man had a smile on his face; it was a perpetual smile that many of us have in spite of how we are feeling. Society and the people in our families encourage this. But the point was, our energy field does not lie, it contains our truth. Somewhere inside of William he knew the truth that this man was miserably depressed and that smile could not cover the truth from a natural psychic. Most children today are very much in touch with the natural psychic abilities all humans have. Most children know how unhappy so many people are, in spite of their smiles.
I asked William again, what did you “see” during the healing? He insisted again, very determined that the man was happy, very happy. For the third time, I asked and I also said, “William, I “saw” that you did see man is depressed. It is ok to say it, he won’t mind, he knows that is how he feels internally”. And the man nodded and acknowledged verbally that his life was depressing at this time. Finally, William admitted that he did “see” that the man was depressed, after many assurances that no one was going to get “mad” at him and that admitting to being depressed or being depressed was not the end of the world. I explained to him that having negative emotional reactions to events in our lives was a natural part of life, that it is ok to “feel” negative emotions. I also told him that he had the ability to “know” what many people were feeling, regardless of what face they presented to the outside world. I told him to tell his parents what he “saw”, but not to tell others as they might consider it intrusive or simply not accurate information. I told him that society does not like negative emotional reactions, even if there are appropriate and legitimate reasons. He seemed to take it in.
The following session took this truth to another level. A little girl in the class found, through her psychic vision, that William’s energy field was red. William angrily told her she was wrong, his energy field could not be red because red can be anger and he was not angry. William is a child with a beautiful smile and a great disposition, it almost seems like nothing makes him mad. I did not question what the little girl “saw” nor did I argue with William.

Later in the same class another participant again identified that William’s energy field held a lot of red. I don’t remember how William reacted to that information, but I took the opportunity to check and found that William was indeed mad at his father for being away on a trip. After asking him several times if he was mad, he did reluctantly acknowledge that he was mad at his father.

Children Repress Their Emotions
My experiences with William are typical of what I find with many children and adults today. We are taught to hide our negative emotions. And we hide them so well we think they don’t exist for us. And so we disconnect from our true reactions to life. This takes away our opportunity to process these negative emotional reactions and clear them from our aura. The important point I want to make is that children today are very different than other generations. They know so much more. Their psychic abilities do not allow for truth to remain hidden. They know what people are really feeling and something even what they are thinking. This knowledge does not seem compatible with what people say they are feeling or what their faces are showing. And if they express what they are feeling or see others expressing what they are feeling, they are very aware of their families or societies reaction to the verbalization or acting out of negative emotions. Society has trained them to try to suppress these feelings and knowledge. What is different is that for these young people it is much harder to put up a wall to that truth. That denial creates a denial of a reality that they “see” and the denial does not allow them to flow with their truth or with themselves.
The Story of Sophia
Sophia is four years old, cute as a button. She was a good student from the first day of the class in spite of her young age. She was very attentive, even though she moved her body a lot, fiddling with her hands or adjusting the little blanket she sat on. She was a good healer and a good reader. In one class I started by asking the children to adjust their energy centers (charkas) by visualizing them the proper color and spinning them and shooting light out of them. Then I gave the children crystals to augment their healing energies. Sophia was holding a purple amethyst. All of a sudden Sophia said, wrinkling her nose, “I don’t like purple”. I thought that was a strange thing to say at that moment, so I intuitively decided to check which energy center was the color purple as that would give me a clue as to what she really was objecting to. Purple is the color of the Anja energy center (chakra). It is usually called the third eye, the all seeing eye. It is the energy center responsible for being able to “see” intuitively with our inner psychic vision. So I knew Sophia was not comfortable “seeing” all this extra information, her very developed third eye was allowing her to see. When I told her that perhaps it made her sad (another intuitive hit) when she saw peoples’ depression, she immediately asked to go to her mother. She was so uncomfortable, she wanted to leave! She was very depressed and that depression came from the depression she sees and picks up from others.
Emotional Dishonesty

It has been a constant theme with a high percentage of the children I see. They are very compassionate and open hearted, sensitive to an extreme and burdened with all that humans hold inside, repressed or stored in their subconscious closets. But these young people do not have subconscious closets to repress their reaction to what they see. They also have an augmented ability to “see” what we try to hide from them. They are bombarded and carry the negativity that society represses. They are held in bondage by their ability to see pain and their inability to fix it.
E-mail:
frances@104.131.104.116
Contact:
Español: 305-668-5665 Inglés: 305-665-6982

Le pregunté a la madre de William para saber si éste estaba listo para integrarse a un grupo de niños a los cuales les doy una clase para enseñarles a sanar. Esta es una clase que ofrezco para entrenar a los niños a enfocar su atención. Enfocar la atención es realmente tener un control sobre tu conciencia. La falta de atención de los niños usualmente tiene que ver con mucha de su atención siendo dirigida hacia otras dimensiones. Yo digo que estos niños pasan demasiado tiempo en las avenidas psíquicas. El entrenamiento para aprender a cómo sanar ayuda a ADD, ADHD y a la concentración. Es la mayor herramienta que uso para mantener a los niños centralizados, cimentados, más efectivos y contentos en el campo físico.

En la segunda sesión del entrenamiento de sanación, William se sentó al lado opuesto de un hombre de mediana edad. Era su turno para ofrecer una sanación y leer lo que él vio en el campo de energía del hombre. Afortunadamente, puedo “ver” cómo el campo de energía humano cambia cuando un individuo está ofreciendo una sanación. Así que, pude ver lo que William estaba haciendo. Lo que vi me impresionó. Tan pronto como William dijo las palabras: “Por favor Dios, ayúdame con mi intención de sanar a este hombre”, vi una triangulo en su campo de energía que apuntó en dirección hacia el hombre. Cuando la punta del triangulo impactó el campo de energía del hombre, “vi” la reacción de William.

En su sub-conciente, él pudo retroceder con horror lo que el estaba capacitado a percibir por parte del hombre. El hombre estaba muy, muy deprimido. Acababa de perder su empleo, recién divorciado y no se sentía bien consigo mismo. ¡William era capaz de percibir todo esto en un instante! Esto no es inusual en una sanación psíquica. Es mucho lo que se puede revelar fácil e instantáneamente. Me pregunté qué seria lo que William diría después de la sanación. Sé que mucho de lo que percibimos es retenido en nuestro sub-consciente, así que a menudo no sabemos lo que sabemos. Además sé que estos niños Nova e Índigo no tienen esa división en la conciencia a menos que se desconecten y se repriman enormemente. Así que no supe qué el contestaría cuando le pregunté que vio durante la sanación.

Lo que sucedió después fue muy revelador y me ayudó a entender qué es lo que pasa con muchos jóvenes, no solo con niños. Cuando se le preguntó que fue lo que vio, William respondió: “Oh, el está muy feliz, ¿ven esa sonrisa en su cara?” Y siguió insistiendo en que el hombre estaba sumamente feliz. ¡Siguió exigiendo que viéramos la sonrisa en la cara del hombre como evidencia de su felicidad! ¡Qué lección de deshonestidad emocional! Era cierto que el hombre tenía una sonrisa en su cara; era una sonrisa perpetua que muchos de nosotros hemos utilizado en momentos en que no importa como nos sentimos y sonreímos. La sociedad y las personas de nuestras familias fomentan ésto. Pero el punto era, nuestro campo de energía no miente, contiene nuestra verdad.

En algún lugar, dentro de William, el sabía la verdad de que este hombre estaba miserablemente deprimido y que esa sonrisa no podría ocultarle la verdad a un psíquico natural. Muchos niños hoy día están muy en contacto con las habilidades psíquicas naturales que poseen todos los humanos. Muchos niños saben cuán infelices son muchas personas a pesar de sus sonrisas.

Le pregunté de nuevo a William, ¿Qué viste durante la sanación? El insistió nuevamente y bien determinado que el hombre estaba muy, muy feliz. Por tercera vez, pregunté y añadí: “William, yo “vi” que pudiste percatar que el hombre está deprimido. Está bien decirlo, a el no le importará, el sabe que así es que se siente internamente.” Y el hombre asintió con su cabeza y reconoció verbalmente de que su vida estaba muy deprimida en ese momento. Finalmente William admitió que el pudo “ver” que el hombre estaba en una etapa de depresión, después de garantizar muchas veces de que nadie iba a estar “molesto” con él y que el admitir estar deprimido no es el fin del mundo. Le expliqué que tener una reacción emocional negativa hacia eventos que suceden en nuestras vidas era una parte natural de la vida, que está bien el “sentir” emociones negativas. También le dije que él tenia la habilidad de “saber” lo que muchas personas sienten, independientemente de qué cara presenten al mundo exterior. Le dije que le dijera a sus padres lo que “vio” pero que no le dijera a otros ya que lo considerarían indiscreto o simplemente que no tenía la información correcta. Le dije además que a la sociedad no le gustan las reacciones emocionales negativas aún cuando sean apropiadas y con razones legítimas.

La siguiente sesión llevó ésta verdad a otro nivel. Una pequeña niña en la clase encontró, a través de su visión psíquica, que el campo energético de William era de color rojo. William le dijo con coraje que estaba equivocada, que su campo magnético no podía ser rojo por que ese color significa coraje y él no tenia coraje alguno. William es un niño con una bella sonrisa y una gran disposición, pareciera como si nada hiciera enojarlo. No cuestioné lo que la niña “vio” ni tampoco argumenté con William. Más tarde en la misma clase, otro estudiante identificó nuevamente que la energía de William contenía muchas tonalidades de color rojo.

No recuerdo cómo William reaccionó a esa información, pero aproveché la oportunidad de verificar y encontré que William de hecho estaba enojado con su padre porque estaba de viaje. Después de preguntarle muchas veces si estaba molesto, con desgano reconoció que estaba molesto con su padre.

Niños que reprimen sus emociones

Mis experiencias con William son algo típico que encuentro a menudo con muchos niños y adultos. Se nos enseña a esconder emociones negativas. Y las escondemos tan bien que hasta creemos que no existen. Y ésto provoca que nos desconectemos de nuestras reacciones reales hacia la vida. Esto nos lleva nuestra oportunidad de procesar nuestras reacciones negativas y apartarlas de nuestra aura. Mi punto es que los niños hoy día son muy diferentes a los niños de generaciones anteriores. Ellos saben mucho más. Sus capacidades psíquicas no permiten que la verdad se mantenga oculta. Este conocimiento no parece compatible con lo que las personas dicen que están sintiendo o con lo que sus rostros están expresando. Y si expresan lo que están sintiendo o ven a otros expresando lo que sienten, ellos están bien conscientes de la reacción de sus familias o de la sociedad respecto a la verbalizacion o demostraciones de emociones negativas. La sociedad los ha entrenado para tratar de suprimir estos sentimientos y conocimientos. Lo que es diferente es que para estos niños es muy difícil crear una pared hacia la verdad. La negación crea una negación a la realidad que ellos “ven” y esa negación no les permite fluir con su verdad o con ellos mismos.

La Historia de Sofía

Sofía es una niña de dos años y medio, una preciosura. Ella era buena estudiante desde el primer día de clases a pesar de su corta edad. Ella era muy atenta, aún cuando se movía demasiado, jugueteando con sus manos o acomodando su pequeña sabana. Ella era una buena sanadora y buena lectora. En una clase comencé a pedirles a los niños que ajustaran sus centros de energía (chakras) por medio de visualizarlos a través de sus colores, girándolos y extrayendo luces de ellos. Entones le di a los niños cristales para aumentar sus energías de sanación. Sofía aguantaba una amatista de color púrpura.

De momento Sofía dijo, arrugando su naricita: “No me gusta el color púrpura”. Pensé que era extraño decir algo así en ese momento así que intuitivamente decidí chequear cuál centro de energía era de color púrpura que me pudiera dar una pista sobre lo que ella estaba realmente oponiéndose. El color púrpura es el color del centro de energía Anja (chakra). Es usualmente llamado el tercer ojo, el ojo que todo lo ve.

Es el centro de energía responsable de tener la capacidad de ver intuitivamente con nuestra visión psíquica interna. Así que supe que Sofía no se sentía cómoda “viendo” toda esta información adicional; su bien desarrollado tercer ojo le estaba permitiendo ver. Cuando le dije que quizás la pondría triste (otro acierto intuitivo) ver la depresión en las personas, ella pidió inmediatamente ir con su madre. ¡Ella se sentía tan incomoda que se quería ir! Ella estaba bien deprimida y esa depresión proviene de la depresión que ella ve y recoge de otros.De nuevo, otra niña muy psíquica que se encuentra bien infeliz en relación a lo que ella es capaz de ver sobre los humanos y sus emociones.

Deshonestidad Emocional

Ha sido un tema constante, con un alto porcentaje de los niños que veo. Son bien compasivos y abiertos de corazón, sensitivos hasta un extremo y con la habilidad de cargar con todo lo que los seres humanos llevan por dentro, reprimido o guardado en sus armarios subconscientes. Pero estos niños no tienen armarios subconscientes para reprimir su reacción a lo que ven. Ellos incluso han tenido la capacidad de aumentar su habilidad de “ver” lo que tratamos de esconderles. Ellos han sido atacados y cargan la negatividad que la sociedad reprime. Están adheridos al vínculo de su habilidad para ver el dolor y su impotencia para arreglarlo.

Herramientas

Flores de Isis

Coconut Spray

Octágono

MultiMedia

Conversación Telepática con la naturaleza


E-mail:
frances@104.131.104.116
Contact:
Español: 305-668-5665 Inglés: 305-665-6982