La oscuridad en el planeta tierra

17 de Julio 2021

En este chat Frances va a hablar sobre la oscuridad en el planeta tierra. ¡Se ha descubierto una nueva glándula en el ser humano!

38:45 – 47:35

La gente en el planeta tierra era buena, era comunidad, eran individuales pero muy conectados.Un ejemplo: El cazador que iba y cazaba con una flecha a un venado, era el cazador y era la flecha y era el venado y éste último era el cazador. A travez del chacra del corazón, todos estaba conectados, incluyendo la flecha. (Todos eran uno mismo). El planeta era un jardín, un paraíso.
Y llegaron seres de fuera del planeta y tenían muchos celos, y le tiraron una energía negativa al planeta tierra. Esa energía llegó y era una energía que iba a caer encima de las personas.
Frances habló de un cliente que tenía que siempre tenía un pie en la cárcel. Ella le dice a este cliente: Vamos a sacar la razón de que sé que eres buena gente, pero siempre tienes un pie en la cárcel. Sí sé que es muy curioso, le dice él, porque sé que soy buena gente, sin embargo…

La historia es que en Lemuria, que se supone es la civilización original en el planeta que era un paraíso. Los humanos eran muy felices, y todo bien bonito. Pero al planeta se le tiró una energía negativa.
Este cliente de Frances, con un pie siempre en la cárcel, le llegó un ángel que lo visitó, y el ángel le dijo te necesitamos. Y él le dijo, qué necesitas de mí, lo que necesites. Y el ángel le dijo: Hay una oscuridad que ha entrado en el planeta y hay que atender eso. Y él dijo, bueno, dime y yo lo hago, sin problema yo ayudo. Y el ángel dijo que muchos de los humanos no tienen la fuerza para cargar con esa oscuridad, y queremos saber si tú estás dispuesto. Y él dijo, sí, yo hago lo que sea para ayudar a la humanidad, no hay problema. Y el ángel le dijo que el problema es que no te vas a acordar y tú vas a pensar que eres malo, cuando no es así, y estás procesando una negatividad para que no le caiga a los demás que son más débiles. Y él dijo, no importa, yo me sacrifico, y así fue. En distintas encarnaciones esta alma se ha portado muy mal, por ayudar a los demás.

Vamos a suponer que caen 100 libras de negatividad al planeta tierra, le van a caer a alguien, pero hay personas que no pueden, y por la ley de la intensión, ciertas personas dijeron, yo cargo con eso. Y no se acuerdan por la cuestión de la memoria humana.

Por eso nosotros peleamos con otros humanos, cuando realmente ellos también están en lo mismo que nosotros. Los juzgamos como malos, pero realmente son almas muy evolucionadas con mucha fuerza, y ese es un tema que hay que resolver ya. Por eso es que Jesús y el Buda, y todos los maestros de un nivel muy alto, de muy alto entendimiento, no tienen ningún problema con la maldad, y el más espiritual en lo que es el budismo tibetano es el Panchen Lama, no el Dalai Lama, y ese maneja la oscuridad y la luz, trabaja con los espíritus negativos y los espíritus positivos. Y es el nivel más alto, donde se unen la luz y la oscuridad. La oscuridad no es menos que la luz y la luz no es más que la oscuridad, este es un planeta de dualidad. Y las personas que no toleran hacer algo malo o de ser mala gente o de no ser generoso, esas personas distorsionan este juego de los humanos en el planeta, que no escogimos, somos víctimas de eso. Pero esas personas que necesitan hacerlo todo bien, crean problemas porque entonces las otras personas tienen que cargar más de la negatividad que se podría distribuir entre todos nosotros. Pero no ha habido el entendimiento, y nos sentimos tan mal, por esa separación de Dios, ya nos sentimos que somos una basura, y queremos hacer todo lo más bien posible para poder sentirnos bien. Y esa herida está en el chakra del corazón.

A lo largo de muchos años, Frances a conocido a personas que hacían cosas terribles, pero que en momentos críticos, tienen un corazón increíble. Son experiencias que en algún momento va a poder explicar con más detalle, cuando se le permita hablar abiertamente.

Esto es muy importante ahora, el mantra que estamos haciendo “Aunque me odio, me amo y me acepto”, resulta ser que la causa raíz del daño más grande del chakra del corazón es el odio que nos tenemos a nosotros mismos. Precisamente puede ser algo que no es totalmente bonito, pero cuando estamos aceptando y procesando esa negatividad en nuestra vida, se la estamos quitando a otra persona. Nos estamos sacrificando por otras personas sin saberlo conscientemente. Y por la memoria humana no nos acordamos, nacemos y no nos acordamos de las otras encarnaciones.

Cuando se de este proceso del cambio de vibra y de frecuencia, que la biblia lo llama el proceso de ascensión, cuando nosotros nos vayamos a separar. Esto se ha dicho hace 5 mil años, los que nos quedemos atrás, no nos vamos a acordar. No van a ser nuestras familias, las familias se van porque tienen la misma frecuencia. Aunque haya alguien en la familia portándose muy mal, esa persona está procesando una negatividad que le podía caer a la familia completa.

47:40 – 59:00

Frances va a hablar ahora sobre Dios, Jesús y los mantristas. Jesús era un chamán increíble. La iglesia católica usó a Jesús como una herramienta de mercadeo.Tradujeron el Padre Nuestro, que no tiene nada que ver con lo que era originalmente.

Pero ahora hablaremos acerca que quiénes son ustedes.

Ustedes tienen un eje central (que recorre el cuerpo) y un embudo en la parte superior (cabeza) y otro en la inferior (raíz) y es como un tubo. Cuando dicen que Jesús es un canal de luz, ese es el embudo. Cuando ustedes naces, son solamente este embudo, un canal de luz.

Este embudo es más ancho cuando nacen, y luego se van haciendo más angosto. Los amarres entre las cuerdas y el embudo se llaman chakras. Eso no lo sabe nadie, pero así es. No es la primera vez que Frances trae a la mesa información nueva.

Nosotros entramos por la parte superior de la cabeza (Chakra corona), y a los varios días de nacer, este eje central se empieza a cerrar porque esas cuerdas se empiezan a amarrar y nos quedamos atrapados en el ensamblaje de cuerpos. Ya no tenemos alcance a Dios. Qué pasa, a la hora de morir, nos vamos por un túnel, ese es el túnel (tubo central donde están los chacras).

Cuando tenemos un orgasmo, todo esto se suelta, todas las puertas entre dimensiones se abren, nuestra consciencia sube, toca a Dios medio segundo y es un éxtasis espiritual. Se llama un orgasmo, es un éxtasis espiritual. Si buscamos a Santa Teresa de Ávila, la descripción de ella de su éxtasis espiritual, es un orgasmo. Mírenle la cara en la estatua que le hizo Bertolini, es la cara de un orgasmo. Y eso la gente no lo ve o no se da cuenta. Eso son los velos que nos han puesto y la gente está como dormida. Y se están levantando los velos, por eso tanto dolor.

Pero hacemos el ejercicio de convertir cada chakra en un flor de loto, vamos arriba (chakra corona) y abrimos una puerta. Subimos el eje central, que es el santo grial, lo subimos hasta que tropezamos con un néctar, color naranja, empezamos a canalizar el néctar. Ese néctar es Dios, la consciencia de Dios. Y cuando ese néctar entra en el canal del sistema de chacras, en nuestro santo grial, ya somos nosotros. Entonces si esa energía de Dios entra en nosotros, es como si fuéramos un mini Dios. Tenemos todo, pero metido adentro (del canal) y atrapado por los chakras y con todas las cuerdas pesadas, con eventos como cuando te golpearon, violaron, se hacen nudos. Cuando tu proceso de nacer, si tu mamá se demoró 30 horas y se generó un trauma, no se sabía si nacías o no. Todo hace que el sistema esté pesado y amarrado y embrujado. Pero sigues siendo un Dios…con bastantes problemas.

Hay que ir zafando esos chakras, soltando esa basura, para que las cuerdas puedan extenderse de nuevo y darte esa protección y canalizar lo que se supone.

Jesús quién era? Canal de luz. Entonces era el tubo (sistema de chakras?). Pero ustedes son eso también, pero amarrados, hechizados, lleno de basura de las encarnaciones. Jesús era un canal de luz.
Entonces, este néctar que está arriba es la consciencia de Dios, entonces ustedes son una extensión de Dios. Ustedes son un mini Dios….con problemas, con bloqueos. Y eso es lo que estamos nosotros como mantristas purificando los traumas, para que el canal automáticamente se abran los chakras, dando protección, entonces con el Kundalini Yoga, bajando hasta el chacra raíz y para abrir el canal y volver a conectarse con Dios, pero es que ese Dios somos nosotros. Esa energía que entra al canal, esa es la energía de Dios.

Nosotros pensamos que si no estamos con Dios, es porque no servimos, y ahí empieza el problema de la crisis existencial, que es el problema psicológico número uno del humano; no sirvo para nada y estoy solo.

El proceso de ascensión es que el canal se abra y la consciencia de Dios (que tenemos el el chakra raíz), se vuelva a conectar con Dios y así volvemos a estar con Dios. Pero es que somos Dios.
La forma que lo explicaron los delfines a Frances, hace 2 o 3 años, está muy claro. Ellos dicen la palabra Dios, pero dicen Uno. Éramos Uno. Ahora nos vemos separados de Dios, como si fuéramos 2. Pero nosotros antes éramos parte de Dios, Uno. Hubo un problema, que los delfines no quisieron decir, y nos tuvimos que escapar de Uno y usamos canales, para que la consciencia bajara por esos canales. Nuestro sistema de chakras son un canal, las cuerdas son canales.

Pero el punto de esto, es que nosotros somos dioses. Entonces el tema es poder quitar todas estas cosas para nosotros poder ejercer estos superpoderes.

Frances encontró que nosotros tenemos un órgano que la ciencia no ha encontrado todavía. Hay que despertarlo, que queda atrás de la glándula pineal, trabaja con la glándula pineal en el tercer ojo. Esa glándula que se llama Mimosa, tiene la chispa de Dios adentro y tiene los súper poderes. Se supone que esta glándula se hubiera descubierto y despertado en los años cuarenta, pero como lo explicaron los delfines, se decidió tirar una bomba nuclear a un país que ya habían declarado que estaban derrotados y que aceptaban que perdieron la guerra y luego de eso les pusieron la bomba. La bomba de Hiroshima. Y se decidió, que no se iba a permitir que los humanos descubrieran esa glándula Mimosa, porque darles súper poderes a un planeta que le tira una bomba nuclear a un país que dijo que estaban vencidos, no tiene sentido.

Esa glándula se está despertando en las personas que tienen ese nivel de sabiduría que necesitan. Para despertar esa glándula en más personas se necesita que éstas estén preparadas, no pueden estar con tantos bloqueos o traumas. Cuando tenemos traumas nos baja el juicio, y éste queda en el tercer ojo.

En conclusión, estamos al final de un proceso de ascensión, que es un proceso donde subimos nuestra energía (de nuestro canal) a conectar con el néctar de Dios. Para que seamos Uno, todos nosotros, junto con Dios, Uno. Tal como los delfines lo proponen.