Sanando a Bolivia

Sanando los traumas de Bolivia, que son la base del odio

Mantra:

“Por favor, Dios, ayúdame con mi intención de sanar los vasanas ancestrales de odio de Bolivia”.

23:50 – 27:30

Cuando llegaron los invasores a Bolivia, miraron a los bolivianos que bailaban alrededor del fuego, con sus rituales. Ellos tomaban muy en serio su conexión con Dios y los espíritus, convencidos de que tenían una buena relación con las otras dimensiones.

Los europeos llegaron y pensaron que tenían mucho atraso, además que les parecieron muy bajitos. Tomaron a los Bolivianos y los metieron dentro de unas cavernas. Los mataron de una manera muy cruel.

La falta de respeto hacía los indígenas Bolivianos fue muy grande. Ellos se tragaron esa humillación y falta de respeto, afectándoles actualmente su autoestima y el orgullo de tener tan buen contacto con las otras dimensiones, y con el mundo espiritual. Todo eso quedó herméticamente dentro de ellos.

Los bolivianos tienen un trauma colectivo a los precipicios (vértigo), a estar encerrados (claustrofobia). Este odio tan grande está dentro de ellos por todo lo que les hicieron.

Los encerraban y les decían que si no encontraban oro, o algún otro mineral, no los dejarían salir.

29:50-30:16

Se les puede ver tomando la decisión de no abrirse al mundo, hasta que no estén listos para escuchar sobre las otras dimensiones.

Después de la sanación

37:30-38:50

Poco a poco se comenzaron a poner de pie, se les ve a algunos discutiendo aún sentados en el piso,  tomando la decisión sobre a quién pueden enviar para representarlos en el mundo. Decidiendo enviar a alguien que sepa escribir de la manera en que los del mundo escriben, para poderles transmitir la información.

Se despertaron y se levantaron, pero ya antes habían tomado la decisión de no hacer nada hasta que el mundo no estuviera listo para recibir los regalos que ellos conocen.