Testimonios: Mantristas, superpoderes y hechizos

¡Los Mantristas pueden cambiar el mundo!

Estos son algunos testimonios de lo que los Mantristas pueden lograr a través de los mantras. Recuerda que podemos crear nuestra realidad. ¡En conjunto podemos lograr cosas increíbles!

¿Ya eres Mantrista? www.francesfox.com/mantristas


 

Me puse hacer los mantras para Puerto Rico y pude llegar a un lugar donde saqué una caja negra. Me dijeron que eso se hizo con la intención de que como grupo no nos entendiéramos y desintegrarnos: que no pudiéramos vernos los unos con los otros. Saqué la caja y se volvió blanca.

Al abrirla estaba llena de flores de loto de varios colores y una muy grande de color blanca. Las saqué, metí las maquinitas y unas nubes negras que simbolizan la conciencia de esos tipos. Cerré la caja y al momento de meterla en la tierra, se volvió de color negra otra vez. La llevé cerca del magma.

Regresé donde quedaron las flores de loto para recogerlas. Se apareció un Buda, sentado con la mano derecha levantada. Le pregunté qué Buda era y me dijo: “El Buda de la compasión”.

Toqué las flores y se levantaron del piso solas, flotando en el aire y también dijo: “Estas flores pequeñas de colores son el grupo y la flor mas grande es su guía. Este grupo le ha quitado un dolor a la Tierra. Han tenido compasión con sus semejantes. Si como grupo pueden quitar el dolor a la Tierra, como grupo pueden hacer verdaderos milagros. Dile a Frances que considere formalizar con los monjes su sabiduría que no se considere inferior, no hay nada mas errado que eso. Son ustedes desafiantes, que vencen los desafíos”.

Estoy impresionada con esas palabras. Busqué en Internet para ver si existía ese Buda y resulta que sí. Cada vez me sorprendo más de lo que me está pasando.

 


 

Hola Frances, soy Mantrista. Esto es lo que vi cuando hice el mantra de intención de protección:

Aparecí en un bosque frío, caminaba pisando hojas secas y había bruma. Llegué hasta la orilla de un lago lleno de hojas y fango. Allí estaba el entierro: un envoltorio de tela negro que no pesaba mucho. Lo abrí y estaba una foto tuya, como si la hubieran sacado de alguna publicidad de un show de televisión.

Lo que hice fue sacarla y guiar mi intención para que apareciera la foto de quien hizo ese trabajo. Apareció una foto con la silueta de 3 hombres. La metí.

Después volví a enrollar la tela y la introduje de nuevo al agua estancada y negra. Mi sensación fue de que ellos sintieron cuando hice el cambio de la foto.

 


 

Vi mucha agua y llegué a unas esferas metálicas en el mar. Eran como grilletes anclando y ahogando la energía del grupo, sumergidas en la Bahía de Yauco. Ese nombre me lo dio alguien. Le pregunté quién era, pero solo vi su cara y se negó a decirme quién era.

Ese ‘hombre malo’, con ironía, me dijo que los Mantristas son inteligentes y que tienen benevolencia. También dijo que admiraba la forma como hacían las cosas. Comencé a sacar las esferas pero sentí que el ‘hombre malo’ no quería que las moviera.

Él protegía eso. Por su energía, me di cuenta que ese “hombre malo” era un diablo. Me dijo de manera desafiante: ‘A mí me han llamado para frenarlos a ustedes y ¿tú vienes a descubrirme?’. Me asusté mucho, me dio taquicardia y el cuerpo se me puso frío. Realmente era un diablo.

Quise insistir, pero tenía miedo. Le dije que me iba y que se quedara tranquilo, pero él se quedó esperando mi reacción. Yo me quería ir. Estaba asustada porque no sabía qué hacer con un diablo. Me iba a parar de la silla cuando apareció un guerrero maya. Creo que era Bolom Yok, por el traje exagerado que vestía. Se sentó a mi lado y me preguntó por qué estaba asustada y por qué no seguía. Le dije que no podía porque ese “hombre malo” era un diablo y no sabía pelear contra uno de ellos yo sola.

El diablo se hizo hacia atrás y cambiando la expresión de su cara dijo que con Bolom Yok no iba a discutir. Dijo que le molestaba la insistencia del grupo: “Lástima que estamos de lados contrarios. Ustedes no nos superan en masa pero son un pequeño grupo que si quisieran formar un mundo paralelo lo podrían hacer”.

Yo le pregunté: “¿Acaso el Diablo hace el bien?”.

Me respondió: “Si me lo piden, sí. Yo puedo hacer el bien o el mal. También formo parte del libre albedrío. Anda, ve y termina lo que ibas hacer. El hechizo más grande está en Bayamón #10 Pentecostal (así lo dijo el diablo)”.

Le dije que sola no iba a ir, que necesitaba ayuda de alguien. Bolom Yok insistió que no tuviera miedo, que fuera. Pero, gracias a Dios llegaste tú, Frances, para apoyarme. El diablo dijo como aliviado y resignado: “Buena elección. Para ustedes nada es imposible“.

Fuimos a ese lugar, que era como una cueva pequeña. Encontramos cocos enterrados y dentro de ellos estaba el grupo. Comenzamos a sacarlos y romperlos. Detrás comenzaron a salir unos espíritus que estaban prisioneros dentro de esa cueva, cuidando a esos cocos. También los liberamos. Tú sacaste una caja blanca, que tenía mucho tiempo guardada, con algo rojo adentro. No pude verlo bien y estabas llorando, ¡pero de alivio por haberlo encontrado!

Después mi cuerpo se calentó tanto como si tuviera fiebre y el miedo desapareció. Me sentía muy bien. Bolom Yok se acercó y me dijo: “El diablo es una palabra, no una fuerza”, y se fue. Por último nombraron a una corporación de bienes y raíces. Creo que escuché ‘vuiton’, ‘bulton’ o ‘hilton’. Es algo de mucha plata. De Puerto Rico no sé nada, pero algo busqué en internet y me asombré mucho.

 


 

Estaba en el chat cuando sucedió lo del terremoto de Jamaica. En el momento en el que estábamos planchando el campo Higgs hubo réplicas aquí en Cancún, estado de Quintana Roo, México. Pedí protección, a pesar de que fue un temblor suave, pues en mi zona no se sintió nada.

Sentí que las ballenas decían que podían ayudar en esas situaciones, ¡y están dispuestas! Por algo se avistaron en Puerto Rico. No sé por qué estabas dando información de colocar miel. Pero, hasta donde yo sé (y lo puedes investigar), para los celtas las abejas eran la representación de la diosa madre, hijas de los primeros soles que construían celdas geométricas y vigilantes de las influencias magnéticas de las radiaciones telúricas, entre otras cosas.

No fue casualidad lo que pediste. En Egipto se representa como símbolo del alma de los hombres. Es plasmada en las tumbas como imagen de supervivencia del alma después de la muerte.

Por otro lado, tuve un sueño muy raro. Estaba con un grupo de personas que no conocía, pero sentía que eran los Mantristas. Nos encontrábamos en algún lugar. Cuando se presentaba algo parecido a un peligro, se aparecía una mujer luminosa que me decía: “Toca esta ventana cuando haya peligro. La ventana se abrirá y los llevará a otra dimensión. Entren y permanezcan allí, donde los demás ni lo notarán. Cuando pase el peligro salen de la misma manera, así estarán resguardados”.

 


 

“Igual que en el chat, a mí también me dolió la cabeza. Al visualizar en esa profundidad, me topé con unos seres como si fueran unos resortes y cada seis de ellos cargaban unas redes doradas.

Esos seres eran muy altos ya que yo podía pasar caminando por debajo de esas redes, les ayudé a pegar esas redes de una manera que quedaban todas lineales.

Mas adelante encontré a un hombre robusto con una ‘mirada’ penetrante, yo lo estaba viendo de lejos pero se me acercó y me estrechó su mano agradeciendo por estar allí ayudándolos“.